Bodega de Vinos

¿Alguna vez te has preguntado a qué se refiere el término Crianza de Vinos?.

Se dice que solamente para Crianza de vinos, se utilizan uvas que permitan una buena evolución, pues la materia prima es fundamental. Esto dependerá de 3 factores: el tipo de uva, la calidad que ese año tenga la uva en cuestión, y el tipo de elaboración que haya tenido el vino (enología).

Los vinos que se consideran aptos para ser criados deben cumplir con las siguientes características: poseer cantidad suficiente de taninos, acidez, cuerpo, extracto seco, grado alcohólico y poca predisposición a la oxidación. Muchos piensan que la crianza es un proceso exclusivo de los vinos tintos. Pero también es posible hacerlo con los vinos blancos procedentes de uvas como la Chardonnay, la cual evoluciona muy bien.

Las dos fases de la Crianza de Vinos.

Una de las 2 fases fundamentales, es la crianza en madera o fase oxidativa, que se lleva a cabo en barricas de roble francés o americano consiguiendo así vinos complejos.

La fase de oxigenación del vino en el interior de la barrica de roble consigue la destrucción de los antocianos, que son los responsables del color que tiene el vino en su origen. Y por eso, los vinos tintos pasan de su color rojo violáceo, que tienen los vinos jóvenes, a un color rojo teja en los vinos madurados.

La madera traspasará alguno de sus componentes al vino durante esta fase. Este es el caso de los taninos y de los aldehídos. Estos influirán en el aroma y el sabor del vino. En la fase oxidativa se produce un proceso de evaporación de agua y de alcohol de aproximadamente un 10% cada dos años de envejecimiento.

Además, un exceso de tiempo de envejecimiento estropeará hasta al mejor vino. Y le hará perder su color, le aportará demasiados aromas y taninos de la madera. Además, hará que termine oxidándose irreparablemente.

Fase reductora o crianza en botella

Posteriormente el vino pasa a la fase reductora o crianza en botella. La regla de oro es que el vino debe estar guardado en un lugar ventilado, protegido de la luz, vibraciones y a una temperatura constante.

Se recomienda que exista humedad en el ambiente así como evitar los olores fuertes, e incluso los ruidos y los campos electromagnéticos (ejemplo: electrodomésticos). Y aunque nos encante exponer nuestras botellas, hay que evitarlo, lo mejor es guardarlas en un lugar oscuro, la luz puede estropear un vino, especialmente los blancos.

La humedad y la posición horizontal de almacenaje, son responsables de la buena conservación del corcho. Es por este motivo debe haber una buena ventilación en la bodega, así evitaremos olores de moho. El vino debe guardarse a una temperatura constante de entre 5ºC y 18ºC, siendo el punto óptimo entre 10ºC – 12ºC.

Importantísimo: Los cambios de temperatura bruscos, afectan principalmente al corcho, que cambia de tamaño y permite filtraciones de vino.

Todo esto y mucho más lo aprenderás de la mano de los mejores profesores, desde donde te encuentres. Animaté a iniciarte en el mundo del vino, nosotros estaremos felices de acompañarte en este camino.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *