Arte Latte

La historia del Arte Latte con dos fundadores que comienza en la década de los años 80.

Comencemos recordando que en el año 1980, el Arte Latte logró alcanzar popularidad en las cafeterías alrededor del mundo y los baristas hacían arte en las bebidas. ¿Pero cómo lo lograban? Necesitaban dos cosas, un shot de espresso y leche vaporizada; Y gracias al avance de la tecnología con la introducción de las máquinas espresso, los baristas aprendieron el proceso y la técnica de crear patrones sobre el espresso, que actúa como un lienzo mientras que la leche funciona como la pintura.

Las técnicas han evolucionado.

Estas técnicas han mejorado con el paso del tiempo y la educación en escuelas gastronómicas, y ya hoy en día existen dos técnicas para hacer Arte Latte: el vertido libre y el etching.

El vertido libre es la técnica que consiste en incorporar la leche vaporizada desde la jarra dentro de la taza de espresso. Mientras que la leche está siendo vertida en la taza, la combinación de los movimientos de la muñeca y la mano son usados, para controlar la forma y la figura que se está creando sobre el espresso.

Este tipo de técnica requiere de paciencia, práctica y habilidad con las manos. Las dos figuras de latte básicas de esta técnica son el corazón y la rosetta.

Por otro lado, el etching requiere un poco más de habilidad artística, pues es una práctica de dibujo sobre el café con la ayuda de distintas herramientas y la finalidad es crear imágenes en el café. Se pueden hacer rostros, retratos o, incluso hacer latte en 3D. La práctica es la clave para convertirse en un barista profesional.

Los padres del Arte Latte.

Luigi Lupi y David Schomer son los pioneros en el grandioso mundo del Arte Latte, una técnica innovadora y con el poder de enamorar a más de uno en su desarrollo. Luigi y David no se conocieron sino hasta mucho tiempo después, cuando comenzaron a escuchar el uno del otro, los rumores y las noticias en donde relataban que ellos eran los inventores de esta revolucionaria técnica sobre el café.

Lupi empezó a desarrollar su técnica, en arte latte con la ayuda de su maestro barista de Verona, Italia, llamado Piero Merlo, quien le enseñó las bases para elaborar los capuchinos. Además, Lupi expone en una entrevista, que fue durante una estancia en Venezuela en los años 70, cuando tuvo su primer contacto con el café y no fue sino hasta los años 80, cuando inició su pasión por el barismo, al punto de estudiar y aprender todo lo necesario para abrir su propia cafetería.

Más adelante para el año 1998.

Cuando ya había mejorado la técnica del arte en latte, se dedicó a crear una serie de videos para baristas a la cual llamó “Capuchinos decorados”. y ¡voila! Fue justo ahí cuando encontró en internet a David Schomer, dueño de la cafetería Espresso Vivace, quien también publicaba cursos en video con el nombre “Latte art”, con su característica diferencial que estaban enfocados al espresso. Por su lado, Schomer publicó su libro “Espresso coffee: Professional techniques”, en donde revela los métodos para dominar el arte latte en el año 1996, dos años antes de conocer a Lupi.

Estos dos maestros del barismo se pusieron en contacto en el año 1998 e intercambiaron material audiovisual, a modo de escuela para mejorar cada uno sus técnicas. Lejos de generar una discusión, aprovecharon el momento para aprender uno del otro y mejorar. Es así como se puede decir que ambos baristas son los padres del arte latte.

Y para el año 2013 Kazuki Yamamoto, un barista japonés muy reconocido, sorprendió al mundo con sus figuras en 3D a base de espuma en donde representaba a diferentes animales: gatos, pandas, jirafas, entre otros. En la actualidad, la popularidad del Arte Latte ha sobrepasado las escuelas gourmet y se crean desde figuras básicas, pero ya en algunas cafeterías encontramos dibujos de personajes de anime o súper héroes, y además ya pueden prepararte tu bebida de Arte Latte a color.

Así que si deseas aprender mucho más sobre este mundo increible, podes iniciar un Curso de Barista en nuestra Escuela.

¿Qué es el Bitter de Angostura?

Mucha gente por ahí ha visto la particular botella de bitter angostura en versión comercial, con su singular etiqueta tan característica. Pero quizas no conoce demasiado las particularidades y propiedades de este licor o este bitter tan especial. En definitiva son pocas las personas que realmente pueden explicar qué es el amargo de angostura, relatar algo de su historia, y mucho menos aún, responder a la pregunta del millón: “¿Cómo hacer tu bitter de angostura casero” o de manera artesanal?

Pero antes de incursionar en la particularidad del angostura, contemos un poco qué son los bitters más en general, y por qué últimamente muchos especialistas en tragos y cócteles los refieren como “el as en la manga” de los buenos bartenders.

Vamos por partes entonces: ¿qué es un bitter? Como definición general podríamos decir que los bitters son concentrados de sabores en estado líquido. En algunos casos, estos compuestos conjugan gran cantidad de especias, hojas, botones florales, hierbas, raíces, etc. Es decir que de algún modo son una suerte de preparado alquímico lleno de sabor, aroma y mucha magia.

En efecto: los bitters son preparados que los buenos bartenders utilizan con cuidado, delicadeza y sabiduría. Incluso en los últimos años en algunos círculos se ha vuelto a poner de moda que los elaboren de manera casera, como una forma de ponerle su impronta aún más personal.

Hoy son muchos los bares y restaurantes que están incorporando sus bitters artesanales en sus cartas, mezclando diversas especias con mano conocedora. Por ejemplo, son comunes los bitters de chocolate, los especiados y los de limón. Y los bitters amargos también están posicionándose con fuerza, entre ellos el amargo angostura, en el marco de esta evolución que en definitiva busca darle una impronta sumamente personal a los cocktails de autor.

De algún modo estos preparados conocidos como bitters conllevan una búsqueda bastante personal por parte de los bartenders. No obstante, se han divulgado recetas que indican cómo hacer tu bitter de angostura casero.

Amargo de Angostura

El angostura es una suerte de licor que ha ganado una popularidad enorme. Como bitter, es el que tiene el contenido aromático más impactante. Su sabor es claramente amargo. Y a nivel de contenido de alcohol es el que tiene la graduación más elevada (puede alcanzar casi el 45%).

En su composición contiene especias y hierbas, aunque su componente fundamental es el sándalo (concretamente la corteza), lo que le otorga ese aroma tan peculiar y único.

Ahora bien, ¿por qué el licor de angostura, esta bebida que es casi un preparado alquímico, es tan adorada por los bartenders de tantas partes del mundo? La respuesta es que el licor de angostura se usa para potenciar el sabor y aromatizar distintos preparados –tragos, cócteles, etc.-. Es decir, se utiliza muy a menudo como bitter en distinto tipo de bebidas. E incluso también puede usarse para ponerle una impronta más personal a nivel del olor y el gusto a ciertos preparados gastronómicos –particularmente en sopas y salsas, en cuyo caso cumple el rol de sazonar-.

En todos estos casos, el amargo de angostura se emplea en cantidades muy reducidas. Su uso tiene que ver específicamente con poner un “toque” particular en distintas mezclas.

Angostura Bitters

Dentro de los bitters que conforman esta gama conocida como bitter de angostura hay diferentes variedades. Por ejemplo el angostura orange es una bebida extremadamente versátil que combina especias y naranjas del trópico, y que resulta ideal para sumar en algún cóctel de ron (al que le otorga un sabor profundo y compensa el sabor dulzón). También es adecuado para sumar en un whisky, en un gin o en un vodka. Y además, es perfecto para agregar en un Martini seco. Por otra parte, las comidas también ganan mucho con este bitter, particularmente los mariscos, por ejemplo.

Lo curioso del amargo de angostura es que originalmente se empleaba para aliviar dolores de estómago. Los registros indican que para el año 1904 se otorgó en Venezuela la patente por un preparado de similares características al que hoy conocemos como bitter de angostura, que originalmente se concibió como un preparado aromático y tónico. Con el tiempo se advirtió que además multiplicaba el sabor de algunas comidas y bebidas, y les aportaba su peculiar aroma. Esto hizo que de a poco desapareciera su condición hogareña y hospitalaria para pasar a integrar las alacenas de los restaurantes y bares más conocidos en todo el orbe.

Bitter Angostura

Entre los refrescos, tragos y cócteles que se suelen potenciar con unas gotas de bitter angostura deben mencionarse por ejemplo: The Gunner, The Chapman, Rock Shandy, LLB, Pisco sour, Cuba libre, Mojito, Manhattan, G&T, Old fashioned, etc.

Este bitter es una suerte de pócima muy codiciada que se vende en botellas de tamaño escueto. En realidad, el amargo de angostura no es otra cosa que la marca más conocida y popular. En cualquier caso, ya sea en versión más casera o en elaboración industrial, el bitter angostura a esta altura es un ingrediente emblemático que no puede faltar en los bares y pubs más importantes del mundo. Y de hecho, si se presta la debida atención, se observará que el amargo angostura tiene un lugar destacado y bien ganado en las barras de los locales más afamados.

¿Qué es Flair Bartending?

La modalidad del flair bartending viene descollando como una de las disciplinas más atractivas y desafiantes para los bartenders. ¿Por qué razón? En esencia esta actividad del flair bartender pasa por unir la preparación y el hecho de servir excelentes tragos con la habilidad (flair) de hacerlo de manera encantadora y en “modo espectáculo”. Esta disciplina que de alguna manera tiene algo de acrobacia, de show y divertida interacción con los clientes, no se trata simplemente de sorprender con trucos o malabares rimbombantes: hay que hacerlo con estilo y gracia.

En rigor de verdad no existe una única clase de flair bartending. Esta disciplina en realidad agrupa a varios estilos que se despliegan además en contextos diferentes. Por ejemplo, el exhibition flair se distingue por su espectacularidad y es una variante empleada especialmente en torneos, en bares top y también en espectáculos propiamente dichos. Está signado por las largas coreografías que exigen gran preparación y alto nivel, en la medida en que al realizar estas rutinas el flair bartender usa por lo menos 5 botellas.

Por su parte, el working flair es un estilo más veloz que no está pensado para atraer la atención de los clientes, sino para acompañar la elaboración de cócteles, tragos y bebidas. Por lo tanto, esta variante emplea tanto frutas, como botellas, vasos y cocteleras. Es decir, es una variante más “realista”, ya que se despliega en contextos de servicio reales.

Flair, Encanto y Habilidad

La modalidad de flair bartending es por supuesto muy atractiva y potencia la actividad del bartender de un modo único. Por ello, es natural que muchos se vean tentados a practicarla y demostrar sus habilidades. Pero claro, para hacerlo conviene seguir algunas pautas fundamentales, ya que de otra forma el intento puede ser más contraproducente.

En principio, hay que decir que el flair bartending –en su variante de working flair, y mucho más en la orientada a la exhibición- exige mucha práctica. En tal sentido es importante que el bartender le dedique tiempo y que avance de modo progresivo. La sugerencia es ir ganando experiencia con las dos manos.

Esta disciplina se puede aprender en una buena escuela de formación de bartender, en la que en principio se aprenderá la variante de working flair, que es la que todo bartender que quiera dar un servicio diferencial y con estilo necesitará desarrollar. Es bastante común que el working flair de hecho forme parte de un curso específico de alguna escuela especializada en formación de bartender; una vez incorporadas las prácticas esenciales del working flair, algunos profesionales ya más entrenados podrán avanzar hacia la variante más acrobática del exhibition flair.

Ahora bien: naturalmente no será atinado llevar al flair bartending a un contexto laboral sin sentir la debida confianza. Es importante que el bartender sienta total seguridad y sepa qué es lo que puede conseguir, y qué no. Romper botellas o derramar bebidas en situación de servicio debido a la práctica del flair bartending podría hacer que el bartender pierda su prestigio, lo que puede traducirse muy rápidamente en pérdida de ventas por falta de confianza de los clientes.

Flair Bartending

Por otra parte, para la práctica de esta disciplina se deben usar las herramientas correctas, que en este caso se traducen en ciertos utensilios específicos –por ejemplo botellas que no sean de cristal- que ayudarán a ganar confianza sin tener que lamentar los inevitables incidentes propios del aprendizaje.

Obviamente, no hay que dejar que el flair bartending se coloque por delante del buen servicio: lo importante siempre es atender correctamente al cliente; luego vendrá el encanto y el show.

Por ejemplo, sería un total desatino que el bartender practique esta modalidad en una situación en que se haya tomado algún que otro trago. Además, es importante que si va a efectuar dinámicas de flair bartending lo haga con los utensilios apropiados, el calzado y la vestimenta que corresponde, no solo por temas de estilo y confianza, sino también por cuestiones de seguridad. Y en tal sentido también será apropiado que coloque una alfombra debajo de la barra.

Flair Bartender

El flair no es una novedad en el ambiente del bartending. Tiene una historia de un siglo y medio, aproximadamente. No obstante, a partir de la década de 1980 alcanzó una notoriedad singular. En esencia requiere que se efectúen movimientos con suma eficiencia y con un estilo y una “onda” especial.

En un contexto de práctica de flair el bartender lanza y hace girar las botellas y también distintos elementos que usa para elaborar sus tragos y cócteles, todo ello con sumo equilibrio y elegancia. Lo importante es realizar movimientos y trucos evitando que haya derrames de bebidas. Con lo cual lo que se requiere es una exactitud perfecta.

El dominio del flair le da al bartender un diferencial que lo posiciona como un experto que le pone encanto a su trabajo cotidiano. El flair bartending en tal sentido es un recurso que brinda innovación, frescura y originalidad a la tarea del bartender. Es una práctica que suma emoción, que resulta divertida y sirve mucho a los fines de promocionar un bar o una barra.

Aprender las destrezas que supone al arte del flair bartending, con la vistosidad que requiere, lleva su tiempo. Como decíamos, hoy los interesados en dominar los fundamentos de esta disciplina tienen la posibilidad de practicar e incorporar las técnicas en una escuela de bartender que capacite en working flair a través de un curso especializado.

Esta modalidad de flair bartending en definitiva le suma un encanto al trabajo de elaborar y servir buenos tragos. Y como tal es una fantástica herramienta de marketing, que suma espectacularidad, estilo y alegría, factores fundamentales en situaciones de ocio y disfrute como son las que se generan en todo bar que se precie de tal.

Propiedades del Té Verde

El té verde tiene una larga historia como elemento constitutivo de los rituales de sanación y los procesos de prevención de diversas dolencias del cuerpo y el espíritu en las culturas orientales. Pero en Occidente también es cada vez más buscado por las personas que han tenido la oportunidad de descubrir, probar y conocer las propiedades y beneficios del té verde.

Pero empecemos por lo más básico: ¿qué es el té verde?, o más bien, ¿de qué es esta infusión? Como su nombre lo sugiere, este té se elabora con los brotes y hojas de un vegetal. ¿Qué planta es esta de la que hablamos? La camellia sinensis, un vegetal que está muy bien provisto de compuestos fenólicos, que además de actuar como importantes nutrientes tienen cualidades antioxidantes.

La particularidad de esta planta es que al preparar la infusión pasan al líquido una porción considerable de sus compuestos solubles. Esto hace que al tomar el té verde incorporemos aminoácidos, vitaminas y diversos nutrientes.

Si bien este té es de origen oriental y de hecho las variedades de mayor calidad provienen de China y Japón, su producción ya se realiza con cierta fluidez en distintos puntos del planeta. Las variedades chinas más famosas son el Gunpowder, el Maofeng y el “Pozo de Dragón” (Lung Ching). Por su parte, las variantes japonesas más prestigiosas son el Matcha, el Gyokuro y el Sencha.

Ahora bien, ¿para qué sirve y en qué ayuda el té verde? ¿Qué contiene esta infusión, y por qué viene ganando tanto prestigio en el mundo entero? Pues bien, en primer lugar hay que decir que este té tiene poderosas cualidades antioxidantes. En este sentido a la hora de cuidar la salud de las personas el factor que distingue a esta infusión es que tiene alta concentración de catequinas.

El Té Verde como Antioxidante

Decíamos entonces que entre las ventajas que distinguen al té verde de otros tipos de tés, hay que destacar su condición antioxidante. Los flavonoides y las catequinas en alta concentración protegen contra enfermedades cardiovasculares. Además previenen el envejecimiento.

En la elaboración del té verde se aplican métodos de fijación en los que se aplica calor para evitar que las hojas de la planta se oxiden. En Japón este proceso se efectúa al vapor. Por su parte en China se realiza en hornos, woks y/o sartenes. Esta diferencia luego se traduce al sabor del té, sumando a las propiedades antioxidantes y medicinales del té verde otra clase de particularidades también a nivel del sabor y el aroma.

Los beneficios del té verde como antioxidante están vinculados además con la cosecha. Las hojas más jóvenes ofrecen mayores propiedades antioxidantes. Por ello la sugerencia es preparar té verde no en bolsitas ni en saquitos (que suelen contener hojas más avejentadas), sino en hebras.

Para Qué Sirve el Té Verde

Diversos estudios coinciden en señalar que el té verde posee toda una serie de propiedades medicinales. En principio cabe detenerse en las propiedades del té verde como anticancerígeno: en tal sentido su mayor efecto es contra el cáncer de vejiga, ovario, pulmón, mama, gastrointestinal y de próstata. ¿Por qué razón? Porque el té verde aporta antioxidantes que actúan como quimiopreventivo, es decir, evitan que crezcan las células enfermas y limitan el daño que generan los radicales libres a nivel celular.

Pero además de tener estos efectos anticancerígenos, esta infusión de origen oriental fortalece el sistema inmunitario y ayuda a relajarse, y por lo tanto colabora para evitar el estrés. Las propiedades curativas del té verde hacen que también colabore para proteger tanto al cerebro como al corazón de distintas afecciones vasculares. Y en la medida en que incrementa el metabolismo, también previene la obesidad. ¿Cómo lo hace? Al aumentar el metabolismo el té verde induce a un mayor gasto de energía. Y también facilita la digestión.

Por otra parte, se estima que el té verde con sus propiedades medicinales ayuda a prevenir la fibrosis hepática y los casos de Alzheimer Y también colabora en el control de la diabetes.

Además, el té verde tiene propiedades antivirales, antibacterianas, antiinflamatorias y antimutagénicas. Es decir que se trata de una medicina integral que previene muy diversos tipos de dolencias.

En Qué Ayuda el Té Verde

Las propiedades curativas del té verde son amplias y reconocidas. Pero no son las únicas. Para la gente que lo busca por el lado de la estética, esta infusión mejora el look de uñas y piel (por mayor hidratación), retrasa la formación de arrugas y tiene propiedades anti-age (al moderar el daño generado por los radicales libres a nivel del envejecimiento celular). De hecho, al té verde también se lo conoce como la infusión de la juventud eterna.

Hoy en día los beneficios del té verde antioxidante pueden llegar a todos los consumidores, ya que esta infusión se vende en múltiples dietéticas, tiendas online y hasta en supermercados. Y es común que se presente en cápsulas o bolsitas, y también en polvo soluble.

Actualmente, cada vez más personas conocen qué es el té verde y valoran su importante aporte a la salud. Pero además del prestigio que tienen las propiedades curativas del té verde, mucha gente también busca preparar té verde para bajar de peso.

A la hora de adelgazar los beneficios del té verde pasan por su poder para oxidar grasa. Como también estimula el metabolismo, permite quemar mayor cantidad de calorías. Obviamente esto ocurrirá y se potenciará en la medida en que la persona además de tomar té verde realice un cambio positivo a nivel de su calidad de vida, que se traduzca en la realización de ejercicio recurrente y en el cambio hacia una alimentación saludable.