Hacer medialunas ricas y de manera veloz es una aspiración de muchos aficionados a la cocina. Y no es para menos: elaborar esta deliciosa factura siguiendo la receta tradicional puede resultar bastante complejo y demandar mucho tiempo. Por eso hasta los más afectos a la producción culinaria artesanal y casera muchas veces terminan cediendo a la tentación de comprarlas en la panadería. Y esto hasta cierto punto tiene su lógica.
Pero antes de ceder a esta tentación, les invitamos a probar esta receta sencilla sobre cómo hacer medialunas caseras que se puede resolver en tres simples etapas. Se trata de una receta que proponemos en el marco de nuestro curso de panadería que permite elaborar medialunas deliciosas, blandas por dentro y crocantes por fuera. Es una receta súper práctica que, aunque tal vez no siga las pautas convencionales, ayudará a paliar con éxito el deseo de comer este manjar sin tener que dedicar varias horas a su elaboración.
Como veremos, no es precisamente una receta de panadero sobre cómo hacer medialunas de manteca, ni de grasa, ya que en este caso ¡no usaremos ni grasa ni manteca! Y aún así, ¡podremos hacer medialunas exquisitas!.
La principal ventaja de esta receta que indica cómo hacer medialunas caseras fáciles es que no exige realizar el empaste mantecoso sobre la masa, que tanto se jactan de dominar algunos reposteros, pero que en los hechos termina haciendo que la tarea se torne larga y poco menos que ciclópea. ¡Y otra ventaja es que con los ingredientes que detallaremos debajo se pueden elaborar un buen número de madialunas!

Ingredientes
350 gramos de harina 0000.
150 cc de leche.
40 gramos de levadura fresca.
2 huevos.
Ralladura de limón.
Esencia de vainilla (1 cucharadita).
Azúcar (1 cucharadita).
Aceite neutro (1 cucharadita).

La receta, paso a paso
Etapa previa a la fermentación
En esta etapa, que es anterior a la elaboración de la masa, lo que se busca es cerciorarse de que la levadura tendrá el efecto esperado. Hay que colocar leche tibia en un bol, se agrega una cucharada pequeña de harina y otra de azúcar. Y luego se suman unos 15 gramos de levadura. Se mezcla y cuando se logró la unión de todos los elementos se tapa el bol y se deja descansar la mezcla unos 15 minutos. El resultado esperable es la formación de espuma.

B- Elaboración de la masa
Ponemos la harina 0000 en un bol de dimensiones mayores y realizamos un hueco en el centro. Ubicamos allí la leche, un huevo, una cucharadita de aceite neutro y el azúcar. Luego comenzamos a unir todos estos elementos con la harina, desde el centro hacia el perímetro. Mientras armamos la masa agregaremos la ralladura de limón y la esencia de vainilla (apenas un chorrito). Por último, antes de completar el armado de la masa, sumaremos la espuma de levadura que elaboramos en el paso A.
Seguidamente nos ocuparemos de mezclar bien los ingredientes hasta que la masa adquiera la forma de bollo. A continuación desplegaremos el mismo sobre la mesada y lo amasaremos como corresponde. En caso de que noten que la masa se encuentra demasiado pegajosa, se podrá sumar algo de harina; caso contrario, si está demasiado seca, se podrá sumar algo de leche.
Una vez que el bollo esté listo y no presente rugosidades, se lo deberá dejar tapado durante una hora en situación de reposo (mejor si el lugar tiene una temperatura tibia).
Una vez que el bollo duplique sus dimensiones, se lo amasará un rato más a efectos de quitar el gas de la masa. Y luego lo estiraremos con un palo de amasar, para lograr que la masa quede lo más fina que se pueda.

Dar forma a las medialunas
En esta etapa cortaremos la masa en dos grandes tiras, usando un cuchillo liso. A partir de esas tiras cortaremos una serie de triángulos. Tomaremos alguno de estos últimos desde la base (colocando los dedos en cada uno de los ángulos). Y luego enroscaremos la masa desde la base armando un rollito hasta la punta del triángulo. Por último, a cada rollito tocará darle forma de medialuna.
Con todos los triángulos obtenidos a partir de nuestra masa, repetiremos este último proceso. Y finalmente, cuando todas las medialunas estén conformadas, las colocaremos en una fuente para que reposen una vez más y tengan su segunda instancia de levado. Una vez que dupliquen sus dimensiones, las pintaremos con huevo y las hornearemos a 180º. Y cuando estén doradas, las retiraremos del horno.

¡Eso es todo! Y ahora, ¡solo queda relamerse con estas exquisitas medialunas caseras!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *